10 abr. 2013

Tiempo

Hoy me he levantado lo suficientemente inspirada como para publicar algo con sentido y serio (ya toca). Se trata de algo que estuve comentando anoche hasta las tantas, como siempre. Lo cierto es que  en muchas ocasiones me remito a que "hay pruebas que las personas con un nivel intelectual más alto tienden a ser más activos durante la noche y se duermen más tarde" para justificar mi falta de sueño, con el fin de sentirme mejor. E intelectualmente más completa. Sobretodo cuando no lo reflejan mis calificaciones. Pero la triste y pura verdad es que conozco a gente muy inteligente que vive por y para ser una marmota. Y es feliz con ello. 

Pero bueno, hoy no he venido a hablar de mis amigos marmota o de lo inteligente que quiero ser sino de otro problema bastante más interesante.
A menudo solemos pensar que lo más valioso que podemos llegar a tener es dinero. Es el medio de cambio por excelencia. Marca el estatus social. Pero, ¿y si te dijera que el tiempo es infinitamente más valioso que el dinero? Sin duda es una idea demasiado pretenciosa, tu no vas al mercado a comprar patatas y pagas con tiempo (a no ser que vivas en la película de In Time, claro). Pero a lo que me vengo a referir, es que teniendo el dinero suficiente para cubrir tus necesidades diarias y parcialmente las futuras, el tiempo cobra más importancia de la que creemos. 

La cuestión es que empecé a pensar y darle vueltas al tema de las personas que pasan por tu vida, se quedan un tiempo, y luego se van (o las echas, que es infinitamente más divertido). De las tres etapas del ciclo inevitable de la amistad  (fatalismo mode activated) que he comentado me centraré simplemente en la del medio, cuando esas personas que has conocido, están en tu vida y compartís cosas. Porque no me importa como llega alguien a tu vida, eso es lo de menos. Tampoco me importa si se va, por qué, o si la echas, eso también es lo de menos. Hablo de cuando la gente que llega a tí, se queda un tiempo.
Este tiempo, de forma ideal, no estaría mal invertido si al final, a ambos os aporta algo. O siendo, egoísta, si al final te ha aportado algo. No sé, experiencia, conocimiento, lo que sea. 

Pero el problema real está cuando tras invertir tu valioso tiempo, resulta que no obtienes nada, 0. Esa persona se ha paseado por tu vida, se ha llevado tu tiempo y no te ha dado nada a cambio. Risas, sí. Pero también me río con otras cosas. Y la inversión de tiempo que requieren posiblemente sea mucho inferior. Me parece que este tema es algo en lo que no solemos pensar a menudo, pero no por ello carece de importancia. ¿Y ahora que hago, Carla? Como me dices esto? me voy a volver loco!! No se trata de crearse una coraza y no conocer a nadie al grito de "me piensa robar mi tiempo!!" (nada raro  si proviniera de mi, aunque un poco autista y de desestabilizado mental) sino más bien de elegir bien a quien decides regalar tu tiempo teniendo en cuenta que el tiempo es, en el primer mundo, una de las cosas más valiosas que puedes ofrecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario